Ir al contenido principal

Coste total de propiedad: el Mac frente al PC en la empresa

En los últimos 10 años, la popularidad de los Mac entre los consumidores no ha dejado de crecer gracias a sus funciones de seguridad integradas y a su facilidad de uso. Como consecuencia, este auge de los Mac entre los consumidores también se ha trasladado al mundo de la empresa, donde cada vez son más los que valoran estas ventajas y apuestan por la implantación de Mac en sus entornos. Esta tendencia ascendente se ve favorecida además por una población laboral más joven y tecnológicamente más preparada, que ha crecido utilizando productos Apple.

A la hora de valorar la posibilidad de ofrecer equipos Mac a sus empleados, la cuestión del precio es inevitable. «Los Mac están muy bien, pero por el precio de un Mac puedo comprar dos PC». Una reflexión que resume la mentalidad de muchos departamentos de IT. Sin embargo, al comparar el coste total de propiedad asociado a los servicios básicos, el software, la gestión y la asistencia, las cifras (por sorprendente que parezca) favorecen a los Mac. Pero, ¿cómo es posible si el coste de compra es muy superior? Tirando del hilo de la reflexión del vicepresidente de IBM Fletcher Previn, en su presentación en la Jamf Nation User Conference de 2016, nos proponemos desarrollar más este tema y revisar las cifras para desmentir de una vez por todas algunos de los mitos más habituales que surgen al comparar los Mac con los PC.

Servicios básicos


Todo ordenador de la red de una empresa necesita una serie de servicios básicos. Los más imprescindibles son la electricidad y la conexión a Internet. A grandes rasgos, el coste de estos servicios es el mismo para las dos plataformas. La mayoría de las organizaciones vincularán un ordenador a su directorio, como Microsoft Active Directory, el más popular. El coste de una licencia de acceso de cliente (CAL) para Active Directory es el mismo tanto para Mac como para PC. Los Mac pueden vincularse fácilmente a servicios de directorio, como Active Directory, y pueden usar credenciales de directorio para iniciar sesión y para asignar unidades de red. El proceso de vinculación puede ser manual, a través de imágenes, o automatizado, utilizando un sistema de gestión.

Además de la electricidad y de una licencia para su servicio de directorio, también deberá obtener licencias para los otros servicios que sus usuarios necesitan para trabajar, servicios como una cuenta de correo, seguramente un sistema de almacenamiento en la nube, acceso a un servicio de chat, un sistema de registro de gastos y herramientas de colaboración, entre otros. La mayor parte de estos servicios están ahora en la nube, por lo que únicamente requieren un buen navegador web. Y como están en la nube, funcionan igual de bien en el Mac que en un PC, y los proveedores aplican la misma tarifa independientemente de la plataforma.

Otra cosa que los usuarios necesitan es el software. El Mac viene de serie con la mayoría de las aplicaciones que un usuario necesita: el navegador web Safari, Mail, Calendario, Contactos con compatibilidad con Exchange y apps de productividad como Keynote, Pages y Numbers. Sin embargo, no todo el mundo domina las apps integradas de Apple, por lo que muchas organizaciones apuestan también por implantar Microsoft Office, que funciona de forma nativa en macOS. Desde la introducción de Office 365 unos años atrás, Microsoft ha unificado los costes de Office en todas las plataformas.

Por último, además del software que los usuarios necesitan, las organizaciones tienen que prever también puntos de distribución para distribuir el software entre sus usuarios. Los puntos de distribución pueden ser una unidad de almacenamiento en la nube o un servidor local con una unidad de uso compartido de archivos. Sea cual sea la opción elegida, el coste es el mismo para los Mac y para los PC.

Hardware


Los Mac suelen ser más caros que los PC. A fecha de enero de 2017, el portátil más barato de Apple costaba 999 USD y, en función de las necesidades, podía costar bastante más. La estrategia de Apple con los Mac siempre ha consistido en diseñar unos ordenadores con unas especificaciones muy completas, pensados para durar mucho tiempo. En cambio, los precios de los PC se caracterizan por su gran variabilidad, en parte porque los fabricantes ofrecen versiones más básicas dirigidas a clientes que priorizan el precio. Por este motivo, algunos PC cuestan la mitad que un Mac.

Es fácil caer en la tentación de poner punto final a la reflexión y limitarse a decir que «nuestra organización no puede permitirse los Mac». Sin embargo, si se analiza más a fondo todo el software necesario para la seguridad y para las implantaciones la conclusión es clara: los Mac no solo no son tan caros como se dice, sino que incluso salen más económicos.

Software imprescindible


Todos los Mac incluyen gratis una copia de macOS. Apple solo diseña una versión de su sistema operativo de ordenador, por lo que las funciones siempre son las mismas y la experiencia de los usuarios también. macOS puede vincularse a un dominio (como Active Directory), viene con cifrado total del disco (denominado FileVault) e incluso protege contra el malware (utilizando XProtect) nada más poner en marcha el dispositivo, sin necesidad de software adicional.

En cambio, con Windows 10 las empresas tienen que añadir estas funciones, comprar la versión Pro o las dos cosas a la vez. Microsoft comercializa Windows 10 Pro a un precio de 199 USD, aunque también puede adquirirse a través de un fabricante de hardware, al precio que decida fijar. Para vincular un PC a su dominio y obtener un cifrado completo del disco (denominado BitLocker) hace falta la versión Pro. Además, la mayoría de las organizaciones añaden a Windows un software antivirus para proteger contra el malware y los virus que infestan los PC.

Por último, las organizaciones también necesitan un sistema para la implantación de equipos entre los nuevos empleados. Al igual que ocurre con el cifrado y la protección antimalware, Apple ofrece una solución integrada en macOS, conocida como Programa de Inscripción de Dispositivos (DEP). Este programa permite a las organizaciones comprar equipos Mac (y dispositivos iOS) e identificarlos como dispositivos propiedad de la empresa. La primera vez que este dispositivo se pone en marcha, coteja su número de serie con una base de datos de Apple y obliga a inscribirlo como dispositivo propiedad de la empresa. A partir de este punto, un sistema de gestión puede cargar aplicaciones y ajustes adicionales. Este proceso representa un gran ahorro de tiempo y dinero en comparación con las imágenes de toda la vida. Windows 10 no ofrece una alternativa equiparable al DEP, por lo que obliga a las organizaciones a invertir tiempo y dinero en una solución basada en imágenes para dejar sus PC listos para los nuevos usuarios.

Gestión


Un sistema de gestión es básico tanto para Mac como para PC en un entorno empresarial. Un buen sistema de gestión de ordenadores permite a los departamentos de IT implantar nuevos dispositivos, configurar ajustes a distancia, implantar y actualizar software, recopilar información de inventario y garantizar la seguridad. Microsoft dispone de System Center Configuration Manager (SCCM) para la gestión de equipos con Windows. Se trata de la herramienta de gestión más extendida para Windows. Además, Microsoft también ha creado Intune, que amplía las posibilidades de SCCM, ya que añade la gestión de dispositivos móviles (MDM). La mayoría de las organizaciones compra las dos herramientas de Microsoft para poder gestionar Windows correctamente.

En este caso, una vez más, Apple es diferente, ya que integra un entorno de gestión (conocido como MDM) en iOS y macOS. Y Jamf, un proveedor especializado en soluciones de gestión de tecnologías Apple, utiliza este entorno, combinado con su propio software, para ofrecer un sistema de gestión remota de equipos Mac. Jamf garantiza una compatibilidad inmediata con las nuevas versiones de macOS. De este modo, las organizaciones pueden aprovechar los programas de implantación y las herramientas de seguridad de Apple para disfrutar de un ecosistema integral de gestión de equipos Mac. Y pueden incluso crear su propio catálogo de apps con Jamf Self Service para que los usuarios instalen apps y ajustes aprobados por el equipo de IT en sus Mac. Cuando hay nuevas herramientas y contenidos disponibles, los usuarios reciben una notificación para que su productividad sea siempre máxima.

Asistencia


Llegados al último capítulo del desglose del coste total de propiedad, queda claro el valor agregado de los Mac. Sin embargo, más allá de los servicios básicos, el hardware, el software y las herramientas de gestión, los usuarios también necesitan una buena asistencia. El personal y los recursos del equipo de asistencia siempre variarán en función de las necesidades de cada organización. Durante mucho tiempo se ha dicho que los usuarios de Mac recurren menos al servicio de asistencia que sus homólogos de PC.

Hace poco, IBM (que en los últimos dos años ha implantado casi 100.000 Mac) ha aportado datos concretos que ratifican esta percepción. IBM confirma que los usuarios de PC realizan el doble de consultas al servicio de asistencia que los usuarios de Mac. Además, de todos estos tickets abiertos, en solo el 5 % de los casos los usuarios de Mac necesitan una intervención presencial de un técnico. En cambio, en el caso de los usuarios de PC hasta un 27 % de los tickets requieren la visita de un técnico. Además, IBM tiene en plantilla mucho menos personal de IT para la gestión de sus Mac en comparación con su plantilla de técnicos para la gestión de equipos Windows. Aunque estas estadísticas son un reflejo de implantaciones de Mac en grandes empresas, la tendencia es similar en las organizaciones de menor tamaño que incorporan equipos Mac a su ecosistema.

Recapitulación de los datos más reveladores


Aunque los equipos Mac son, por sí solos, más caros que los PC, a la hora de implantar Mac deben tenerse en cuenta muchos otros factores. El hecho de que muchos servicios básicos estén disponibles ahora en la nube y para múltiples plataformas ha acabado con las diferencias de precios entre Mac y PC.

Cualquier organización que se tome en serio la gestión y la protección de Windows deberá invertir en software y herramientas adicionales, que harán subir el coste de sus económicos PC, a diferencia de lo que ocurre con los Mac, que ya integran estas prestaciones en su sistema operativo. Por último, si añadimos el coste de las herramientas de gestión y la asistencia, la diferencia en términos de coste total de propiedad puede ser enorme para una organización. De hecho, IBM calculó un ahorro de entre 273 y 513 USD por cada Mac implantado en comparación con un PC.

Por tanto, si hablamos del coste real de los ordenadores en su entorno, simplemente no hay debate.

Si está a punto para apostar fuerte por el Mac y rebajar su cuenta de gastos, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Y si todavía tiene dudas, le invitamos a informarse sobre los programas de elección de ordenadores y a descubrir por qué son tan importantes para los empleados de hoy.

A user-centric focus

¿Le interesa lo que le hemos explicado?

Pues debe saber que esto es solo la punta del iceberg de las diferencias en el coste de propiedad entre el Mac y el PC. Lea nuestro e-book en inglés para disponer de toda la información y descubrir nuestras formas de dar más autonomía a sus empleados y, al mismo tiempo, ahorrar tiempo y dinero a toda su organización.

Continuar leyendo

¿No es cliente todavía?

Descubra lo que se está perdiendo con una prueba gratuita de nuestra galardonada solución de gestión para Apple.

Solicitar prueba