El acceso condicional de Windows llega al Mac.

Y se lo pone más fácil para proteger grandes implantaciones de Mac.

Abra la puerta al Mac, pero con todas las garantías.

El Mac ya no vive en el mundo de Windows. Desde la popularización de los programas de elección de dispositivos y uso de dispositivos personales en el trabajo, la presencia de Mac es cada vez más habitual. Los empleados los están pidiendo y, por lo tanto, hay que tratarlos como equipos de primera categoría. Eso significa que necesitan el mismo nivel de asistencia y seguridad que los dispositivos Windows.

Antes, muchas organizaciones mostraban reparos ante la posibilidad de que un Mac accediera tanto a Office 365 como a otros recursos locales o en la nube. Pero estos temores ya no tienen razón de ser.

Presentamos la alianza entre Jamf y Microsoft Enterprise Mobility + Security (EMS), que ofrece una solución automatizada para gestionar el cumplimiento de las condiciones aplicables a equipos Mac que acceden a aplicaciones configuradas con la autenticación Azure AD. Esta colaboración pone las bases para aplicar el acceso condicional, de modo que solo puedan acceder a los datos de la empresa los usuarios de confianza que se conecten desde dispositivos que cumplan las condiciones estipuladas y utilicen apps aprobadas.

¿Cómo funciona el acceso condicional?

Y por qué es tan importante.

Juntos, Jamf y EMS, impiden a usuarios autorizados utilizar dispositivos personales, no gestionados o incluso, dispositivos de la empresa gestionados que no cumplan las políticas de seguridad; es decir, que sea más vulnerable a las amenazas de seguridad. Esto se consigue obligando al usuario a registrar los dispositivos que quiere usar para acceder a Office 365 y otras aplicaciones validadas por Azure AD.

El punto de encuentro entre el Mac, Microsoft y Jamf.

Estos sencillos pasos automáticos permiten a las organizaciones identificar los dispositivos Mac no gestionados y aquellos que no cumplen las condiciones, y poner remedio a esta situación.

1. El Mac es gestionado por Jamf Pro.

2. El Mac está registrado en Microsoft Intune.

3. Jamf envía los datos de inventario del dispositivo macOS a Microsoft Intune.

4. Microsoft Intune evalúa el cumplimiento, genera un informe y aplica el acceso condicional a través de Azure AD.

5. Se permite el acceso a los dispositivos que cumplen las condiciones.

6. Se bloquea el acceso a los dispositivos que no cumplen las condiciones y se ofrece una solución práctica a través de Microsoft Intune y Jamf.

Lo que diferencia este proceso del acceso condicional que ofrecen otros proveedores es que los dispositivos no tienen que pasar por el proxy. Al evitar el proxy, aumenta el grado de protección.

El acceso condicional llega por fin al Mac.