Jamf Blog
Young student using iPad secured by Jamf
Septiembre 5, 2023 por Hannah Hamilton

Apoyo a la ciberseguridad en la educación

Los centros educativos son un objetivo habitual para los ciberdelincuentes que intentan robar información personal. Este blog analiza cómo pueden fomentar los centros educativos el civismo digital a la vez que defienden a los alumnos y sus redes de las ciberamenazas.

Muchos centros educativos de todo el mundo utilizan la tecnología en las aulas, desde pizarras inteligentes a tabletas, laptops y mucho más. Los alumnos pueden realizar la mayor parte de su trabajo en sus dispositivos, tanto en el centro educativo como en casa.

Cuando los alumnos abandonan el centro educativo, no dejan atrás la forma en que interactuaban con estos dispositivos. Por eso es fundamental que a los alumnos no solo se les digan las normas que deben seguir; hay que enseñarles un buen civismo digital y cómo estar seguros en línea. Esto no siempre es fácil: hay innumerables amenazas y contenidos inapropiados en Internet, todos al alcance de un dedo. Los centros educativos se ven obligados a lidiar no solo con el aprendizaje y la enseñanza, sino también con las mejores prácticas de Internet para profesores, administradores y alumnos por igual.

La Oficina de Tecnología Educativa del Departamento de Educación de EE.UU. publicó recientemente un informe sobre la infraestructura digital K-12 (de educación primaria y secundaria) para proporcionar orientación sobre cómo crear una infraestructura digital resiliente y segura en las instituciones K-12. En este blog, hablaremos acerca de las ideas incluidas en este informe y de cómo Jamf puede ayudar a los centros educativos a alcanzar su objetivo de una exploración segura y productiva de Internet.

Uso de Internet en los centros educativos

Internet es una parte inevitable de la vida: por mucho que nos gustaría que los jóvenes estudiantes evitaran la red mundial, en algún momento van a utilizarla para trabajar, entretenerse, establecer contactos y mucho más. Es fundamental que los centros educativos creen un lugar seguro para que los alumnos exploren su curiosidad y aprovechen las herramientas que ofrece Internet a la hora de educar a la próxima generación de ciudadanos digitales.

Para aprovechar las ventajas de Internet, los centros educativos deben tener en cuenta:

  • Prevención en lugar de inspección: impida el acceso a sitios riesgosos, inapropiados o peligrosos sin vigilar cada acción que realicen los alumnos
  • Permitir a los estudiantes la libertad de explorar a la vez que se les educa sobre cómo navegar con seguridad
  • Enseñar "curiosidad dentro de la moderación" para que los alumnos aprendan lo que es correcto, no reglas sin explicaciones que digan lo que hay que hacer o no.

No se trata de una petición simple. Los centros educativos suelen considerarse un objetivo vulnerable para los ciberdelincuentes, ya que albergan gran cantidad de información personal, a menudo sin las protecciones de seguridad adecuadas. En 2022, el 78% de los centros educativos fueron víctimas de ciberataques en el Reino Unido, 45 distritos escolares de Estados Unidos sufrieron ataques de ransomware y las escuelas australianas fueron atacadas, en promedio, cada siete minutos. Como quiera que se mire, los centros educativos están en el punto de mira de los ciberdelincuentes, y muchas instituciones carecen de los recursos o los conocimientos necesarios para mantener sus defensas en alto.

Entonces, ¿qué pueden hacer los centros educativos para mantenerse al día?

Crear una infraestructura integral de seguridad en Internet

La creación de una infraestructura de seguridad en Internet que proteja a los alumnos así como a la red de un centro educativo involucra al profesorado y al personal del centro, a los alumnos y a los padres. Para empezar con IT, estas son algunas herramientas y procedimientos que pueden iniciar el proceso:

  • Filtrado de contenidos para restringir automáticamente los contenidos inapropiados
  • Software de prevención de amenazas para mitigar y prevenir las ciberamenazas
  • Programas de capacitación que eduquen a estudiantes, profesores, padres y administradores sobre las mejores prácticas de ciberseguridad.

Los centros educativos deberían examinar su perfil de riesgo: ¿cuáles son los puntos más débiles que podrían permitir la entrada de un atacante en su sistema? Esto incluye a todos los usuarios en sus dispositivos y redes, así como a cualquier proveedor conectado a los recursos del centro educativo. Después de esta evaluación, es el momento de que:

  • Establezca medidas preventivas que equilibren la facilidad de uso y las brechas de seguridad que esto podría abrir.
  • Mantenga actualizado el software.
  • Cree un sólido plan de recuperación en caso de ataque que mitigue su impacto y consiga que las operaciones vuelvan a la normalidad lo antes posible.
  • Desarrolle un plan de resiliencia a largo plazo para evolucionar con las ciberamenazas y situarse por delante de los ataques.

Lectura relacionada: Administración de la tecnología educativa para principiantes

Enseñanza del civismo digital

Los usuarios son un punto débil clave en cualquier sistema de seguridad. Para solucionarlo, los centros educativos pueden:

  • Diseñar planes de estudios sobre seguridad en Internet adecuados a la edad de los alumnos.
  • Capacitar al profesorado y al personal para reconocer y responder a los riesgos en línea.
  • Fomentar la participación y colaboración de los padres en la promoción de hábitos seguros en Internet, especialmente si los dispositivos van a casa con los alumnos.

Es más eficaz la educación que la restricción del acceso total; se protege a los estudiantes con base en sus propios conocimientos y no en el comportamiento del dispositivo, preparándolos para el éxito una vez que no estén utilizando dispositivos autorizados por el centro educativo.

Jamf Safe Internet

Jamf Safe Internet se integra con Jamf School para proteger los dispositivos Apple, Google OS y Windows OS. Jamf Safe Internet es accesible tanto para profesores como para técnicos de IT, e incluye políticas de seguridad preestablecidas o personalizables. Sus potentes funciones de filtrado de contenidos proporcionan una protección de nivel empresarial, incluyen una base de datos de casi dos millones de dominios filtrables y utilizan el aprendizaje automático para evaluar los riesgos de la red en tiempo real.

Jamf Safe Internet impide que los alumnos accedan a sitios inapropiados y bloquea los enlaces maliciosos. Por ejemplo, si un alumno recibe un correo electrónico de phishing convincente y hace clic en el enlace, Jamf Safe Internet restringirá el acceso al sitio, evitando que los alumnos faciliten información crítica que les ponga en peligro a ellos y a su red.

Obtenga más información sobre el filtrado de contenidos para la enseñanza K-12 (primaria y secundaria) en nuestro libro electrónico.

Photo of Hannah Hamilton
Hannah Hamilton
Jamf
Hannah Hamilton, Copywriter.
Suscríbase al blog de Jamf

Acceda a las tendencias del mercado, las actualizaciones de Apple y las noticias de Jamf recibidas directamente en su bandeja de entrada.

Para saber más sobre cómo recopilamos, usamos, compartimos, transferimos y almacenamos su información, consulte nuestra Política de privacidad.